Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

         

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Columnas

Vienen tiempos interesantes

Moises Naim

Keelung, Taiwan.jpg

Moisés Naím El País

 “Te deseo que vivas en tiempos interesantes”. Esta expresión, que parece una bendición, con frecuencia contiene una ponzoñosa ironía. Los tiempos interesantes suelen estar cargados de conflicto, inestabilidad y peligro.

¿Quién puede dudar que estamos viviendo tiempos interesantes? ¿Qué más interesante que la rueda de prensa en Helsinki en la cual el presidente Donald Trump afirmó, ante el mundo entero, que confiaba más en Vladímir Putin que en sus propios servicios de inteligencia? Estos últimos insisten en que tienen pruebas definitivas de que el Gobierno ruso interfirió en las elecciones presidenciales del 2016. Pero Putin le dijo a Trump que él no fue y el presidente americano le creyó. Por unas horas. El repudio a la conducta de Trump fue tan intenso y generalizado que no le quedó más remedio que retractarse a su manera. Según él, cometió un error gramático, no geopolítico. Y al día siguiente invitó a Putin a tener una segunda reunión, en Washington.

Al mismo tiempo que todo esto sucedía se publicaron dos noticias que, a pesar de no haber tenido mayor difusión, tendrán enormes consecuencias para Rusia, Estados Unidos y la relación entre ambos. La primera es que Wood Mackenzie, una respetada empresa de análisis energético, pronosticó que la demanda mundial de petróleo llegará a su máximo histórico en tan solo 18 años, es decir, mucho antes de lo que se esperaba. La empresa asegura que “cambios tectónicos” en el sector transporte, especialmente el uso masivo de vehículos eléctricos y autónomos, que son mucho más eficientes en su consumo energético, conducirá a un “pico” en la demanda de crudo en 2036. A partir de ese año, el apetito del mundo por el petróleo comenzará a disminuir. Los hidrocarburos no desparecerán como fuente de energía, pero su importancia irá declinando más rápidamente de lo que los expertos suponían. ¿Qué tiene que ver esta noticia con la reunión de Helsinki? Pues que Rusia es un petroestado, un país cuya economía depende críticamente de las exportaciones de petróleo y gas. Putin no ha logrado diversificar la economía y disminuir la dependencia de su país de los hidrocarburos. Así, una caída en la demanda mundial de su principal producto de exportación tendrá un fuerte impacto negativo en la vida de los rusos. Obviamente, aun en las dictaduras, el deterioro de la situación económica tiene consecuencias políticas adversas e impredecibles.

La segunda noticia es la alerta que lanzó del Instituto de Finanzas Internacionales (IFI), una organización privada basada en Washington que recaba y analiza información sobre la salud de la economía mundial. Según el IFI, el mundo sufre de una grave sobredosis de endeudamiento. La deuda global ha crecido a gran velocidad y alcanzado volúmenes nunca antes vistos. En 2003 el volumen de la deuda acumulada era equivalente al 248% del tamaño de la economía mundial. Hoy alcanza el 318% de la misma.

El endeudamiento de una persona, una empresa o un país no es problemático si cuenta con los ingresos para pagar los intereses. O si hay quien le preste los fondos necesarios para así hacerlo. Pero si los ingresos no alcanzan para cubrir los intereses que se vencen, o si quienes prestan pierden la confianza en la capacidad de pago de sus prestatarios, entonces les dejarán de prestar. Además, tratarán, como sea, de recuperar lo que les deben. Así se gestan las crisis financieras.

¿Quiere decir esto que estamos a las puertas de un crash como el de 2008? No necesariamente. El sistema financiero mundial es hoy más fuerte y está relativamente mejor regulado. El alto endeudamiento puede sostenerse sin que se convierta en una crisis siempre que la economía mundial crezca y genere los ingresos necesarios para servir las deudas. La preocupación es que el crecimiento económico global, que venía recuperándose, se puede ver frenado por la guerra comercial que desató Donald Trump.

Laurence Fink, el jefe de BlackRock, la mayor gestora de fondos de inversión del mundo, acaba de advertir que de continuar el aumento de las tarifas a las importaciones que ha impuesto la Casa Blanca, así como las represalias comerciales que han tomado los países afectados por estas medidas, afectarían al crecimiento económico y caerían las bolsas de valores. Lo mismo dijo Jerome Powell el gobernador de la Reserva Federal.

Una lección de la crisis del 2008 es que las enfermedades económicas de un país contagian a otros a gran velocidad. Así, lo que suceda a la economía americana sacudirá al resto del mundo y, por supuesto, también a Rusia. Naturalmente, esto afectará a las relaciones entre los dos países. Otra lección es que las crisis económicas distraen de los problemas políticos, mientras que la inestabilidad política distrae de las dificultades económicas. Y eso está pasando ahora.

No es aventurado pronosticar que nuestros tiempos seguirán siendo muy interesantes.